sábado, 16 de enero de 2010

En este nuevo año que ha entrado, como la mayoría de los mortales, hemos decidido retomar lo de ir al gimnasio, pues tras las fiestas y lo de regentar “Prólogo” (si estás despistad@, lee posts antiguos) nos estamos abandonando. Así que hemos ido Lupe y yo de compras a por el modelito ideal para ir a Funky. Nos hemos tirado a por lo último de Adidas y Nike. Esta temporada el color negro y oro nos ciega y caemos.

En la clase nos desfogamos al ritmo de buena música y reímos con nuestras compañeras. Sudar junt@s une, creedme. Si asistís a algún tipo de curso colectivo sabréis de lo que hablo.

El gimnasio al que acudimos es un centro dedicado a la danza, en general, y tienen una sala que alquilan para compañías y es muy posible que si un día nos acompañas te encuentres con bailarines que siguen el ritmo de la melodía de turno e incluso el cantante in person.

Esta tarde nos quedamos abobadas ante el cristal que nos lleva ante un espectáculo de sonido y baile. Se mueven al ritmo de la última canción de Lola, la cantante que más se escucha en la radio, “No te quiero ver, bandido. No te quiero ver, bandolero…..”

-Ay, ojalá bailáramos así. Son geniales –confesé a Lupe observando al grupo.

- Pertenecen al Ballet del programa nocturno de Telediez. Cada día tienen que aprender una coreo nueva para poder acompañar a los invitados. Son incansables. – nos informó Maggie, nuestra profesora con su acento londinense.

Todos eran buenos, pero había un bailarín que además de moverse muy bien destacaba por su atractivo. Moreno, con melena y una barba recortada con estilo sobresalía del conjunto. No pude evitar seguirle desde los cristales. Enseguida, notó que alguien le miraba (sí, se sentía observado. No falla, si tienes esa sensación es que alguien te está mirando), y quiso comprobarlo. Saludó a Mag y después cuando giró nos sonrió. Sin duda, estaba acostumbrado a ser observado.
Por su parte, nuestra profesora, con un “se acabaron las vistas”, nos llevó al aula a regañadientes.

Una hora después salíamos más cansadas que cuando entramos y me vi obligada a ir a la máquina de agua, y contra toda recomendación, sacar una Coca Cola bien fresquita, cuando el bailarín guapo me superó por un cuerpo y se colocó delante de la dispensadora sin que pudiera hacer nada por evitarlo. Pues si que es rápido, pensé. Pero cuando dio al botón para coger su agua, se dio cuenta de su acción…

- Uy, disculpa. Es que tenía tanta sed que no…. Lo siento. ¿Qué quieres? Te lo saco yo que me he colado - me sonrió implorante.
- Pues yo, … Quiero una Coca cola- Sabía que me arriesgaba a comentarios sobre el molesto flato y demás consecuencias mágicas que conlleva la ingestión de burbujas y lo malo que resultaba para alguien que realiza deporte y bla, bla, bla. Pero yo quería mi refresco favorito.
- Ten, tu Coca, pero espero que la tomes dentro de un rato porque después del esfuerzo es muy malo Je je. Es broma. – Silencio.- Sabías que te lo iba a decir, ¿eh? – me dijo mientras me retaba con sus ojos juguetones.
- Gracias…. – respondo mientras Lupe tira de mí, ya que Alex nos reclama en Prólogo para la noche. Dentro de poco habrá más club de lectura y hay que prepararlo todo. (Asómate al post Libros, amigos y … Pura vida)
Nos decimos adiós y oigo de fondo un atropellado “Ciao”, que proviene de aquél que Lupe dice que más que bailando parece que pasa la tarde descargando cajas …

No te quiero ver, bandido… No te quiero ver, bandolero …. No me puedo quitar el soniquete de la cabeza. Me temo que ahora tampoco vosotr@s.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO