lunes, 20 de noviembre de 2017


Reconozco que el fenómeno superhéroes me encanta. Me gusta que alguien que tiene superpoderes quiera usarlos para ayudar a los demás. Un plus también es que varios de estos seres especiales quieran juntarse para un bien común y superior. Si además la historia de esta unión me divierte como está hilada y llevada de la música perfecta, tengo que rendirme.



I love guys who save the world, too


Eso es lo que me pasó con La Liga de la Justicia: personajes llenos de fuerza y poder. Mi descubrimiento fue Aquaman, con escenas acuáticas en las que sus vaqueros podrían haber servido para una publi que recordar. Tatuajes con estilazo, aire atormentado que grita ¡Sálvame!, pelo salvaje sin rozar el descuido, razones para ser arisco y a quien dejarías que te salpicara aunque sea un extraño venido del mar ; )

Investigo un poco en los orígenes del cómic y el Rey de Atlantis no tiene ni la melenaza ni los ojazos acuosos (falsos, of course) de Jason Mamoa. No pasa nada. Me convence. Me creo que maneja el cotarro en el 71% del planeta.


El mar encierra muchos misterios



Sigo tirando del hilo y me fijo en el diseñador de vestuario pero no para los momentazos en que se trata de lucir coraza de escamas sino cuando aparece más humano que nunca: cazadora de aviador con maxisolapas y jeans de minero. Queridos, si necesitáis un icono al que seguir, os invito a que os dejéis caer por el cine y toméis nota. 

Para nosotras, atención, con el vestidazo blanco que porta nuestra Wonder Woman cuando tampoco lo es: escote cuadrado y un detalle de cuerdas cruzadas lateral que resulta de otro planeta. 



100% superhéroes


¿Podemos soñar con un mundo mejor? Sí¡¡¡

martes, 14 de noviembre de 2017

Acabo de ver la premiada película La La Land. Sí, ya sé que voy tarde, pero llegó ahora. La cuestión es que me mata eso de los "y si ...". Deberían estar prohibidos. Nunca fue, pues ya está. Pero seguimos dando vueltas y más vueltas a las cosas. Quizá no fuera hoy el día para verla. "Es descorazonante", pienso yo. "Es la vida", me reconducen. 

Así que como no quiero dramas y no deseo seguir removiendo lo que no me alegra, me engancho a su música. "City of stars" me recuerda algo que escribí hace mucho, mucho tiempo: La ciudad, la luna y tú. 

"La luna refleja mis pasos y los suyos. He recorrido tantas veces estas calles que podría señalar cada escaparate, línea de metro e incluso artista callejero que las puebla. Sin embargo, esta noche en su compañía, todo es distinto. Su risa llena las aceras y los edificios parecen menos desafiantes. 



La ciudad late al ritmo acompasado de nuestros corazones. Paseamos aspirando el aroma a capital y a modernidad. El asfalto marca el camino de los coches, autobuses y taxis. Su compás nos es conocido, se amarró a nuestras vidas desde la infancia y ahora es un sonido más que nos acompaña en este recorrido bajo las estrellas que sobreviven a la urbe y que penetran en nuestros sentidos.
Me coge la mano y el pavimento se hace más deslizante bajo mis pies."

Seguiré soñando. Prefiero eso a arrepentirme. 

Love & Peace

sábado, 4 de noviembre de 2017

Hace unos meses veía en Instagram en modo imagen, la desesperación de un ciclista que mandaba una  especie de maldición a quien le había robado su bici. Ni siquiera quería recuperarla, le valía con que quien se la quitó sufriera una caída dolorosa e invalidante. En ese momento pensé que quizá no era proporcional. 




Unas semanas después, me vi en aquella misma situación. Recuerdo que cuando supe que se habían llevado mi bici, no me lo creí. Pero si estaba atada atada con candado (Sí, claro. Allí estaba cortado y abandonado). Si es un lugar tranquilo (el lugar en el que el Mediterráneo me acaricia al menos una vez al año). Qué bajón. Anda, si de las cuatro bicis, solo han cogido la tuya. Buff, qué suerte (bajón otra vez).

Reconozco que lancé furibundas miradas a los habitantes que me rodeaban convencida de que la tenían retenida en una de sus terrazas encantadoras.





Me di un paseo por un solar contiguo jurando en arameo y deseando poder detener el tiempo y poner a buen recaudo mi bici, aquellos once tubos que me engancharon a pedalear.

Era mi compañera de viaje, en la que confié mi cuerpo tantas veces. Si no has sentido alguna vez esa unión es que no has rozado el equilibrio, no has pasado por una piedra traicionera o un surco infame que casi te tira pero que no. Todo eso que te pone nervioso y te recuerda que eres frágil y que estás muy vivo al tiempo.




Me siento como si me hubieran hecho cortar una amistad. 

Al que se llevó mi bici sé que el karma hará lo que tiene que hacer. Vendetta? No, gracias. 


viernes, 29 de septiembre de 2017

El fashion system me quiso.  La Mercedes Benz Fashion Week Madrid me hizo sentir la magia de la moda a través de quienes empiezan. De aquellos que seguro que no dejaron de soñar con estar algún día donde lograron llegar en este septiembre. Como yo. 






Acudí como cada edición al Cibelespacio, buscando diseñadores que son todo frescura y creatividad. Sentí el flechazo por los elegantes Tangram, la urbana colorista Krizia Robustella y los pictóricos Habey.



Mi corazón seguía pendiente de que diseñadores, como el año pasado el gran Sardá, me abrieran la puerta al mundo de la semana de la moda. Así fue. 



Las premiadas con el Samsung Ego Innovation 2017, Zap & Buj (Elena Zapico y Beatriz Buj) me tendieron la mano. Disfruté de sus fantásticas propuestas, de su puesta en escena que muestra la unión entre tecnología y moda. Que nos enseña un posible futuro no muy lejano. Gracias, gracias. Muchas gracias por dejarme disfrutar de vuestros sueños.




Volví a enamorarme cuando Outsiders Division me dejaron subirme a su particular arcoíris lleno de detalles optimistas, coloridas proposiciones, locura contagiosa en una pasarela que premia a la firma de David Méndez como la mejor colección de Samsung Ego 2017. Además me hizo sentirme   especial llevándome de su catwalk a su kissing room. Mi primera vez y rodeada de amantes de la moda. Espectacular. Muchas, muchas gracias por dejarme colorearme a mí también.



Mi camino de baldosas amarillas no se acaba. Me dan la oportunidad de escribir sobre lo que me gusta y del modo que me sale. Colaboro en The Fashion Route, una preciosa revista de moda a la que os invito a que os asoméis:


No dejéis de soñar. Permitid que os quieran. Quered mucho. 






domingo, 10 de septiembre de 2017

¿Quién puede resistirse a una noche en la que los amantes del cosmos fashion encontramos un punto de encuentro para dejarse ver y ser vistos? Yo no. Así que de total pink el primer jueves de septiembre dejé que me agasajaran en el ABC Serrano con gin tonics con chispa, cupcakes de fantasía y un megasweet algodón de azúcar. 



La tónica Ledger´s un clásico en la VFNO 



Después había que moverse por el corazón del evento. Ortega y Gasset se rindió para acoger a celebs, diseñadores y fashion lovers. Música y obsequios bajo las estrellas porque Madrid se prestó para la ocasión. Además descuentos en tiendas hasta la medianoche. 

Cupcakes de Celicioso, el Rueda de Mangas Verdes y el interior del ABC Serrano




Vogue en Blanco y Negro



Saqué tiempo para echar un vistazo a las fotos de Elgort para Vogue. Mereció la pena venir solo por eso. Podéis disfrutar del trabajo de este fotógrafo hasta el 30 de septiembre en Serrano.


Vogue volvió a reunirnos en una velada divertida en la que no hay reglas de estilo sino ganas de sentir el ritmo de la calle. 

¡Hasta la próxima!


miércoles, 30 de agosto de 2017

Wow. Así podría resumir los días de vacaciones persiguiendo el Loira. Paisajes espectaculares que han llenado mi retina, escenarios mágicos vividos en la mejor compañía y muchos kilómetros para estirar músculos y mente confirman que el viajar transforma. Acumulé energía positiva, lo noto. 

Chinon


Seguimos la estela del Loira a través de pistas que nos depositaron directamente en pueblos increíbles, en los que podía sentirme en otra época, muy alejada de lo todo lo conocido. 





Reconozco que un poquito a regañadientes tuve que apreciar la poética de las nubes. No hubo un día que no se asomaran siguiendo nuestros pasos. Paseé, pedaleé y navegué bajo ellas. 

 Isla de Ré


Te recomiendo que persigas el Loira, desde Orleans a Nantes, aprovechando el fantástico acondicionamiento que te ofrece la ruta Le Loira á velo. He pisado muchas vías verdes, el Camino de Santiago, el Canal de Castilla y el Danubio y te aseguro que nada es tan cómodo e imperdible como ir en tu bici atravesando terreno francés. 


Tours



Me quedo con los primeros 50 kilómetros llenos de expectación aunque me conquistaron todos los que los siguieron y  que hicimos con pausa, manejando tiempos, sin preocupaciones y con mejor fondo, experiencia o administración de fuerzas que la aventura pasada, os confieso.

Para recuperar fuerzas no hay que complicarse.


Nos perdimos en lugares especiales como Saumur con curiosidades como el Museo del Champiñón y vivimos una merienda improvisada en un barco bajo la fina lluvia; me sentí pequeñita en el precioso castillo de Chambord y su impresionante espectáculo ecuestre; y callejeamos las hechizantes Chinon, Blois y Amboise. Tengo que avisarte de que las vidrieras y los espectáculos de luz y sonido en las catedrales enganchan.



Visitamos fuera de ruta la ciudad de Burdeos y negocié futuros sueños con la Isla de Ré a la que espero volver y de la que me enamoré por sus calles, su amor por las bicis y sus paisajes.

La Couarde-sur-Mer (Isla de Ré)


No olvidaré la brisa marina sobre la piel tras recorrer la playa al atardecer, pedaleando casi sobre un espejo de arena mojada y espuma incapaz en cierto momento de distinguir cielo y tierra. 



Por eso, esta vez nada de “vueltas al cole"  heroicas ni reordenaciones infalibles. Hoy con energía renovada te digo: ¿por donde iba?*

Puedes asomarte a mi Insta para encontrar más imágenes de este viaje. Si te gustan, no dudes en hacérmelo saber : )


lunes, 31 de julio de 2017

Me voy a la patria de lo chic, de las femmes fatales, de los enfants terribles y de muchas otras cosas más. Pedalearé esta vez siguiendo al Loira, un río con historia y que me promete castillos y ciudades espectaculares.

Tengo ganas de volver a pensar que el paraíso existe, de aumentar mi colección de paisajes con recuerdo, explorar nuevas latitudes y tener la sensación de sentir algo nuevo por primera vez.

Además dejo mi cámara réflex y me llevo la mirrorless como compañera de viaje. La he buscado una bolsa monísima que la mantendrá a resguardo de polvo, velocidades y hasta de posibles chapuzones.


Sé que mis 10 primeros y mis 10 últimos (kilómetros) me estarán esperando para fastidiar mis planes de conquistar el planeta ; ) Se harán duros y dramáticos, soy consciente, pero puede que esta vez intente pensar en global, no en la llegada. De eso se trata, por eso pedaleo. Porque el arcoíris mola, pero llegar hasta él también.

Y al final, acariciarme la piel en agua salada en la Rochelle no podía ser más atrayente.

Espero disfrutar y no desconectar, sino conectarme más.

Ya os cuento.






sábado, 22 de julio de 2017

Hay quien dice que segundas partes nunca fueron buenas y que terceras menos. No puedo estar más en desacuerdo. Si me enamoré de Casiopea en mi primera marcha senderista nocturna y me conquistó Andrómeda en la segunda, para la tercera no esperaba menos que sentirme con la fuerza de Hércules, la constelación típicamente veraniega, para poder llegar a mi objetivo: Oropesa-Lagartera-Herreruela con la ayuda de mis piernas y un foco.


Interior de La Compañía en Oropesa.


En la tercera edición, el blog Rutas Arañuelas nos regala un recorrido de 13 kilómetros algo rompepiernas, bastante sorprendente y muy divertido al que reconozco que esta vez le dediqué esfuerzo.



Tubo en medio del recorrido


Escalones naturales, veredas y hasta un túnel me llevaron desde Oropesa  en una primera parte a muy buen ritmo, siguiendo a compañeros de ruta rápidos y pendientes del GPS porque el camino se bifurcaba a menudo y es molón saber en medio del campo por dónde pisas.



Luces en la marcha


Un descansito en Lagartera con avituallamiento fresco y que sabe a gloria me da el empujón para seguir los 7  kilómetros finales a nivel, entregada a la causa y mirando maravillada hacia atrás: las luces frontales de quienes nos siguen son todo un espectáculo. Me dejan una colección de imágenes para recordar.



Veredas 



Los participantes llegamos cansados pero nos recuperamos a golpe de sandwich, cafeína y sonrisas de las herreruelas. Simplemente genial.


Muchas gracias de nuevo a Jesús Iglesias y a Sara Bravo. ¿Sabéis la cantidad de recuerdos que estáis creando en otros?



Volvería a decir “sí quiero”. Espero la cuarta, oh yes¡


jueves, 13 de julio de 2017

En una tarde de esas en las que el asfalto arde, Madrid me ofrece la oportunidad de acudir a un Workshop sobre Instagram Stories, esos vídeos cortos que puedes compartir en Instagram, de la mano de la singular Koi Samsa. 

Si no habéis oído hablar de ella, os recomiendo que os asoméis a su galería y que disfrutéis de su narrativa colorida y muy positiva.

La Instagramers Gallery. Un espacio para soñar.


En la preciosa zona del vestíbulo del Espacio Telefónica, en la Instagramers Gallery, esta artista insiste en que comunicar y conectar son factores imprescindibles para quienes queremos comunicar y conectar. Enseguida me engancha como comunica y conecto con lo que cuenta.

Koi Samsa on air


También Koi Samsa nos recuerda lo importante de la estructura de la narrativa de toda la vida. Eso que estudiábamos en el cole de inicio, nudo y desenlace. Jura que sigue funcionando en cualquier soporte.


Rincón muy fotogénico


Además descubro cuentas de Instagram inspiradoras como la de Fifi y que ya solo por eso me hacen sentirme afortunada por haber venido.

Gracias al Espacio Fundación Telefónica por organizar estos eventos con tanto cariño. Prometo que se nota.

Metafotografía


Mi Insta tampoco os lo deberíais perder. Suele estar muy colorido y lo que es mejor, muy vivido.

Love & Peace

martes, 11 de julio de 2017

Llegamos a tiempo para recibir el kit de supervivencia que nos permitirá asistir a nuestra primera Holi. Soy agraciada con polvos rosas y azules a los que podría estar mirando un buen rato con las gafas fantásticas (también de mi kit) porque son muy vivos, casi mágicos.



Tras un golpe acústico se desata la locura colectiva. Todos estamos in party mood¡¡¡Seguimos la música, la fiesta, en fila recorriendo puntos de la paleta de colores más veraniega con una temperatura ideal para dejarse llevar. 



Mi cámara también estuvo allí y me ayudará a recordar.





Risas y polvos multicolor en el ambiente nos acompañan hasta el final de nuestro recorrido donde se se prepara un ritual energizarte:  bailamos zumba y disfrutamos de nuestra nueva apariencia.



El holiboom final arrastra a todos en una cuenta atrás que desata el buen karma, el mejor rollo y otro arcoíris.





*Gracias a Herreruela de Oropesa ( y a Sara Bravo & Jesús Iglesias) por hacer tantas cosas molonas y dejar a los "forasteros" participar. 

YA NOS QUEDA MENOS PARA LA PRÓXIMA (esperamos que haya otra. Porfi, porfi...).




Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO