martes, 14 de febrero de 2017

El rugby resultó todo un descubrimiento para mí. Desde que lo sigo he dejado de pensar en que es lo mismo que el Fútbol americano. Es más, su comparación, me ofende. Nada que ver. 

Ya dediqué algún momento en esta ventana (echa un vistazo al post ) para aludir a la Haka de los jugadores de Nueva Zelanda. Exotismo, espíritu de lucha y energía se mezclan en una danza maorí que me hechiza. 




Cada movimiento está pensado. Veo niños de cinco años que aprenden a moverse por el campo para con nueve ya levantarte el ánimo y obligarte a aplaudir, a admirar su decisión y lo que es muy importante, el espíritu de equipo. Si en otros deportes tener determinada complexión o destacar sin más es un seguro para poder jugar, en el rugby todos tienen cabida. Un número 2 con fuerza no tiene nada que ver con el vistoso movimiento de un 9. 



Si quieres disfrutar de un juego entre caballeros puedes dejarte llevar por su espíritu. Desde las escuelas observas cómo generan en los más pequeños el respeto por los demás y por los árbitros. También constato que el público se contagia de este saber estar y un pateo del contrario en medio de un partido decisivo se respeta y el silencio es emocionante. Me encanta. 




Todo me lleva a ir a animar a nuestros españoles de cara a Japón 2016. Se enfrentaban a Rusia y no éramos los favoritos, sin embargo, en un día de esos que dicen desapacibles porque la lluvia amenaza, España venció  y nos conmovió a los 8.000 que lo presenciamos. 


Os invito a que si podéis os asoméis a este deporte. Estamos de suerte porque el Seis Naciones se está disputando en estos días. Para mí, Inglaterra, Irlanda y Escocia son música. 

Y ya puestos, disfrutad del tercer tiempo, el momento de reponer fuerzas con tus herman@s . Es otra de las mejores cosas de este cosmos de pelota ovalada. 

Banda de música de la BRIPAC


Rugby was a complete discovery for me. Since I follow it I have stopped thinking that it is the same as American Football, indeed, it offends me.

I already spent some time in this window to allude to the Haka of New Zealand players. Exoticism, fighting spirit and energy are mixed in a Maori dance that enchants me.
Every movement is thought out. I see five-year-olds learning to move around in the field for nine and to lift their spirits and force you to applaud, admire your decision and what is very important, the team spirit. If in other sports to have certain complexion or stand out without more is a safe to play, in rugby all have room. A strong number 2 has nothing to do with the colorful game of a 9.




If you want to enjoy a game between gentlemen you can let yourself be carried by your spirit. From the schools you observe how they generate in the little ones the respect for the others and for the referees. I also notice that the public is contagious of this knowing to be and a kick of the opponent in the middle of a decisive match is respected and silence is exciting. I love it.

Everything leads me to go to encourage our Spanish to go to Japan 2016. They faced Russia and we were not favorites, however, on a day of those who say unpleasant because the rain threatens, Spain beat and moved us to 8,000 That we witnessed it.



I invite you if you can look out for this sport. We are lucky because the Six Nations Championship is being contested these days. For me, England, Ireland and Scotland are music.


And now, enjoy the third half, the moment to replenish forces with your friends. It is another of the best things about this oval ball cosmos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO