miércoles, 26 de mayo de 2010

Marta, mi hermana, la que vive en París, sabe ya que va a traer una niña a este mundo. Está encantada porque nos hacía mucha ilusión. Desde el principio ella estaba segura de que sería un ser femenino. Me contó que desde que supo que estaba embarazada notó como aquel ser necesitaba de su atención y su protección.

Yo, por mi parte ya estoy apilando vestiditos y conjuntos de DKNY en tonos rosas, verdes, blancos y marrones y poseo un body de Ágatha Ruiz de la Prada que cuando lo vi, llamó mi atención y pidió que lo sacara de la tienda tan increíble de Serrano, llena de nubes, estrellas y corazones y lo guardara para mi sobrina.

Por otra parte, aunque es su segundo hijo, mi hermana está igual de ilusionada y expectante como con su primogénito. Aunque a ratos se siente asustada, teme que algo no vaya bien y que el ritmo de vida que lleva (trabajo que la encanta pero absorbente y familia dependiente de sus cuidados) agotan sus fuerzas y las de su bebé. Es pura vida.

Pura vida. Ya utilicé estas dos palabras, para algunos quizá manidas, para mí auténticas, y las tomé para referirme al amor carnal, físico y pasional. Pero lo que ella me describe que percibe es intenso, es amor del bueno.

Magia en un momento de crisis mundial, cenizas que caprichosas juegan con el destino, violencia incomprensible que duele… Marta no ha podido seguir leyendo “La Isla bajo el mar” de Isabel Allende, donde la protagonista sufre y vive y se embaraza, lo que hace que mi hermana empatice con Zarité, personaje femenino que llegará a conocer el amor y lo que es más importante, y que a veces olvidamos, el orgullo y el respeto a uno mismo y a los demás.

Marta no ha podido terminarlo, lo aparca hasta tener a su nena entre sus brazos. Se siente muy receptiva ante esa figura embarazada como ella y le provoca angustia. Somos seres curiosos, capaces de sentirnos identificados con gente tan diferente a nosotros que deberíamos pensar realmente en que muchas cosas podrían arreglarse si nos pusiéramos en la piel de los otros…

Es el momento de empatizar con ella y no tener en cuenta que últimamente está un poco pesada y estresada. Es su momento.

Me voy a poner en sus zapatos, que se suele decir, y que, por cierto ahora son un poco más bajitos que de costumbre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO