jueves, 3 de junio de 2010

Hoy en el Metro una chica descansaba en el suelo con los pies sobre una mochila y tres guardias de seguridad la rodeaban dándole ánimos, aliento. La gente pasábamos por delante curioseando ávidos de saber qué pasaba.

Uno de los seguridad no dejaba de darle conversación y hasta consiguió arrancar una sonrisa en el semblante lívido de la joven.

Era una cara de agradecimiento al anónimo, al que te ayuda y se preocupa por ti sin tener por qué.

Es tan importante que se interesen por nosotr@s cuando nos encontramos indefensos, fuera de nuestro sitio ...

Por eso es emocionante y hasta mágico que conectemos con alguien tanto como para compartir la vida con ellos o que nuestra existencia dependa de un encuentro o incluso un recuerdo... Y después que cada vivencia, pena o éxito sea compartido. Por eso, las historias de amores imposibles, luchas apasionadas que traspasan la frontera de la historia me inspiran. Así nació la siguiente narración: Marea alta Hueles a Azahar

“Hueles a azahar” susurró Abderramán a su oído y fue separada de sus seres queridos y de su amante. Hacía ya de aquel atardecer cuatro años.

Cuando tuvo a su hijo, el califa la apartó de su lado. “Tu fragancia me envenena”- gritó cuando recibió la noticia de que había perdido a su hijo. Al verla llorar le pareció un signo de debilidad y decidió que no podía estar a su lado aunque fuera la única de sus mujeres que hasta entonces le diera un varón. Después de trasladarse a Medina Azahara, la mujer que exhalaba aroma de azahar fue olvidada y rebajada a realizar las labores más penosas.

Desde la celosía de su hogar veía pasar la vida entre suspiros, devorada por el tiempo y la pena. Recordando en sus sueños la época feliz en que Ibrahim la deshojó como a una flor, cuando su cuerpo despierto a sensaciones nuevas le pertenecía solo a él.

Con el espíritu apagado transcurría su letargo en vida, recorriendo las calles bulliciosas cada día para comprar las viandas que al caer el sol agasajarían a los invitados del que fue su esposo: el temido Abderramán.

Aquella mañana volvían a Córdoba los soldados tras las últimas escaramuzas. El ruido de los caballos resonaba sobre el suelo empedrado inundándolo todo. Un olor nauseabundo recorría las estrechas calles y la obligaban a apartarse y evitar percibir aquel profundo hedor.

Se retiró a un lado, bajo un soportal apoyándose para respirar hondo y recomponerse, cuando un aroma conocido provocó un escalofrío que recorrió su estómago. La mirada de un extraño le asaltó. La frenó con sus brazos fuertes y la ropa todavía con polvo del camino. Ella le contempló. Solo sus ojos podían ser aquellos que la escudriñaban. Verdes pero sin el brillo que hacía mucho tiempo la alegraban y acariciaban bajo los árboles.

“No te dejaré escapar otra vez” susurró dulcemente, reconociendo en ella el amor y la pasión que sintió hace años y queriendo realizar el sueño que desde que se separaron tejió en sus noches solitarias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO