Ir al contenido principal

Búscate un héroe


Reconozco que el fenómeno superhéroes me encanta. Me gusta que alguien que tiene superpoderes quiera usarlos para ayudar a los demás. Un plus también es que varios de estos seres especiales quieran juntarse para un bien común y superior. Si además la historia de esta unión me divierte como está hilada y llevada de la música perfecta, tengo que rendirme.



I love guys who save the world, too


Eso es lo que me pasó con La Liga de la Justicia: personajes llenos de fuerza y poder. Mi descubrimiento fue Aquaman, con escenas acuáticas en las que sus vaqueros podrían haber servido para una publi que recordar. Tatuajes con estilazo, aire atormentado que grita ¡Sálvame!, pelo salvaje sin rozar el descuido, razones para ser arisco y a quien dejarías que te salpicara aunque sea un extraño venido del mar ; )

Investigo un poco en los orígenes del cómic y el Rey de Atlantis no tiene ni la melenaza ni los ojazos acuosos (falsos, of course) de Jason Mamoa. No pasa nada. Me convence. Me creo que maneja el cotarro en el 71% del planeta.


El mar encierra muchos misterios



Sigo tirando del hilo y me fijo en el diseñador de vestuario pero no para los momentazos en que se trata de lucir coraza de escamas sino cuando aparece más humano que nunca: cazadora de aviador con maxisolapas y jeans de minero. Queridos, si necesitáis un icono al que seguir, os invito a que os dejéis caer por el cine y toméis nota. 

Para nosotras, atención, con el vestidazo blanco que porta nuestra Wonder Woman cuando tampoco lo es: escote cuadrado y un detalle de cuerdas cruzadas lateral que resulta de otro planeta. 



100% superhéroes


¿Podemos soñar con un mundo mejor? Sí¡¡¡

Comentarios

Entradas populares de este blog

Preparados, listos, YA

Empezamos un año nuevo, un mes de enero que promete y puede o no cumplir. Los comienzos son emocionantes, ¿no?



Curioseando en la Red me tropecé con The Dictionary of Obscure Sorrows, algo así como el Diccionario de los dolores oscuros,  una serie de vídeos de John Koenig, que engloban definiciones sobre emociones que no tenían nombre, que nadie denominaba de ningún modo. Claro, a mí, que ahora que me voy conociendo, sé que adoro poner nombre a todo o encasillar lo que siento, me agarré a la palabra Yú-Yi.

Suena bien, ¿verdad? Esta palabra tan mona, no me lo niegues, describe "el deseo de ver las cosas con ojos frescos y sentir tan intensamente como se hacía antes de las expectativas, la memoria y las palabras".

Yú-yi, Yú-yi. Abre tu mente, me dije. Empecé dejándome acariciar por regalos del cosmos beauty que me trasladan a Sri Lanka a través de los cristales de la turmalina y el polvo de Konjac. También me rendí  a un producto de culto que me sorprendió y que me aporta la sal…

Febrero a tope de citas : )

En estos días invernales, jornadas de pisar fuerte el asfalto para que los tacones no se resbalen, Madrid empieza a revolucionarse. Este febrero se presenta cargadito de citas, seguro que tanto o más apetecibles que las de San Valentín.

El jueves 8 arrancan de nuevo los MeetUps de Cultura Fotográfica. ¿No sabes qué son? Se trata de encuentros con personas destacadas del sector fotográfico que en formato mesa redonda dan su opinión e inspiran mucho. Yo acudí a la de fotografía gastronómica y tuvo su efecto. 


Por eso, cuando leí que regresaban y que lo harían con la fotografía de moda y la evolución del sector, aparecí entre las primeras futuras asistentes en la reserva. Tengo grandes expectativas, yes.  El jueves, a las 19:30 en el Espacio Harley (Workshop Experience). Ya os os cuento.


Cuando he indicado que la capital está on fire, es que, el jueves siguiente, el día 15 acudiré a una charla sobre Anna Piaggi, un icono de la moda que escribió para Vogue y Vanity. Su sobrino será el pon…

Bye, bye 2017 Hola 2018

Como quedan horas del 2017, repasando días tachados me propongo agradecer todo lo bueno y también pedir al año que estrenamos.

Si fuiste de los que me acompañaron en los días impares como si no pero te paseas por mis letras, deseo para ti y para mí:
-Apasionarnos con mucho de lo que hacemos y soñar con lo que podremos hacer. -Disfrutar de los matices azucarados de ciertos días.  -Poder hacer desaparecer nuestras huellas en la playa en algún momento.  -Sentir la necesidad de escuchar una canción más de una vez.  -Desatar en alguno de los 365 días venideros todos los sentidos. -Que la lluvia no sea un problema sino una oportunidad para chapotear. -Que el espejo nos sonría y le devolvamos el cumplido.
Y finalmente, querer, querer mucho  y bien.
Feliz 2018