jueves, 5 de agosto de 2010


Tengo una compañera en la Revista que se ha pasado el mes de julio de boda en boda y entremedias teniendo que ir a un funeral, y de pueblo, con misa y pésame a los familiares… Y es que en el verano resulta un horror, porque tú estabas en la playa y una noticia así no te pilla vestida con cualquier cosa sino enfundada en colores chillones que resaltan tu moreno conseguido tras jornadas de sol interminables. Te gusta tanto aplicarte ungüentos para antes, durante y después... Además el peeling que te hiciste antes de viajar, te dejó la piel sin células muertas que cubran tu epidermis y la melanina se eleva en ti por encima de la media.


De esta guisa, mi amiga, apareció en el funeral de una tía de su chico, ya mayor, y conoció a todos sus primos lejanos y cercanos del tirón y con un mono de flores pistacho y verde lima que resaltaba aún más su tanned skin.


—“Si no pasa nada, amore”- dijo su chico –“ Así vamos bien. Total, es mi familia”. Su suegra, que está muy loquita pero que es encantadora , no la mira mal, pero hay gente de ese pueblo que observa con precaución. Ya han detectado que se ha caído de la playa. Claro, que eso te da puntos porque significa que sin pensarlo abandonaste tus días de descanso por la queridísima Elvira.


Pero este evento que no deja de ser problemático, no es peor que una boda en pleno julio, en los primeros días del verano. Porque mi compi no, y seguro que tú tampoco porque eres muy fashion, pero convendrás conmigo que algunas invitadas llevarán un vestido palabra de honor mostrando la silueta de un bikini atado al cuello, que desfiguraría a cualquier bellezón.


Y el tema sandalias…. Ay, cuantas veces alguien dijo “me pongo los oficiales”, los zapatos de todas las bodas, que son dorados y pegan con todo y de pronto cuando se lo prueba con su vestido descubre que los pies se han hinchado. Es summer y el calor ha provocado que tus extremidades se inflamen y en el último momento compres cualquier sandalia a cualquier precio que sabes que quizá jamás te vuelvas a poner… hasta la próxima boda….


Sin embargo, sigues de vacaciones

FELIZ VERANO ¡¡¡¡¡¡

2 comentarios:

  1. Aunque los manuales sobre cómo hacer la maleta perfecta en vacaciones no lo suelen incluir, yo creo que nunca se hay que olvidar de un "vestido por si", esa prenda que lo mismo te vale para una cena, para cuando refresca, para un funeral...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo que algo más d superficie y no tan costero hay que meter, pero a ver quien aconseja a su chico,por ejemplo, broker o vendedor en una cadena de grandes almacenes,que cargue con algo más serio por si acaso je je " "Estoy todo el año trajeado. Debo romper las cadenas que me atan"- dirá él. Al final metes unos chinos largos a regañadientes... Thanks por tu consejo

    ResponderEliminar

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO