Ir al contenido principal

Todo el alfabeto para mí

El feedback en comunicación es fundamental. Las impresiones que provoca lo que comunicas en otros es muy bonito. Desde América me llega la confirmación de que alguien me lee y se emociona con lo que escribo. Unas veces más que otras me dice. Sobre todo lo hacía antes, puntualiza. Ya. Soy consciente. Llegaron las imágenes a mi vida y me quedé algo corta de palabrerío.

Los días que se suceden mágicos me traen un regalo especial con forma de letras inspiradoras que me   hacen latir. Me recuerdan a "antes" cuando (me) emocionaba. Os presento a @Defreds. Escribe cotidiano, dolorido, para comerse el mundo, sentido... El libro que tengo entre mis manos es Casi invisible de la editorial Frida, ahora Mueve tu lengua. Una editorial que me llega, que me encantaría ser parte de ella, sin dudarlo. Buscad vuestro título en su catálogo porque alguno seguro que os hará feliz.

Entonces remuevo mi melena que ha dejado de ser rubia para perderse en el traidor rubio chocolate (ya veremos si me quedo enchocolatada o no) y me pongo manos a la obra con otro proyecto para volver a emocionar(me).

Os invito a Eva y la posibilidad de una isla. (Pinchad sobre el link si os apetece) ¿Por qué se llama así? Piensas, lo sé. Pues porque a pesar de los días en que tocaría el timbre para bajarme del mundo, siempre pienso que llegaré a ese pedacito de sitio lunar, terrestre o marino en que sonrío y respiro tranquila y si cierro los ojos y escucho latir mi corazón (bum-bum... bum-bum). No es obligatorio asomarse, pero ante vosotros se abre la posibilidad de una isla. Pensadlo.


¡Ya en Tumblr!











Comentarios

Entradas populares de este blog

Preparados, listos, YA

Empezamos un año nuevo, un mes de enero que promete y puede o no cumplir. Los comienzos son emocionantes, ¿no?



Curioseando en la Red me tropecé con The Dictionary of Obscure Sorrows, algo así como el Diccionario de los dolores oscuros,  una serie de vídeos de John Koenig, que engloban definiciones sobre emociones que no tenían nombre, que nadie denominaba de ningún modo. Claro, a mí, que ahora que me voy conociendo, sé que adoro poner nombre a todo o encasillar lo que siento, me agarré a la palabra Yú-Yi.

Suena bien, ¿verdad? Esta palabra tan mona, no me lo niegues, describe "el deseo de ver las cosas con ojos frescos y sentir tan intensamente como se hacía antes de las expectativas, la memoria y las palabras".

Yú-yi, Yú-yi. Abre tu mente, me dije. Empecé dejándome acariciar por regalos del cosmos beauty que me trasladan a Sri Lanka a través de los cristales de la turmalina y el polvo de Konjac. También me rendí  a un producto de culto que me sorprendió y que me aporta la sal…

Febrero a tope de citas : )

En estos días invernales, jornadas de pisar fuerte el asfalto para que los tacones no se resbalen, Madrid empieza a revolucionarse. Este febrero se presenta cargadito de citas, seguro que tanto o más apetecibles que las de San Valentín.

El jueves 8 arrancan de nuevo los MeetUps de Cultura Fotográfica. ¿No sabes qué son? Se trata de encuentros con personas destacadas del sector fotográfico que en formato mesa redonda dan su opinión e inspiran mucho. Yo acudí a la de fotografía gastronómica y tuvo su efecto. 


Por eso, cuando leí que regresaban y que lo harían con la fotografía de moda y la evolución del sector, aparecí entre las primeras futuras asistentes en la reserva. Tengo grandes expectativas, yes.  El jueves, a las 19:30 en el Espacio Harley (Workshop Experience). Ya os os cuento.


Cuando he indicado que la capital está on fire, es que, el jueves siguiente, el día 15 acudiré a una charla sobre Anna Piaggi, un icono de la moda que escribió para Vogue y Vanity. Su sobrino será el pon…

Bye, bye 2017 Hola 2018

Como quedan horas del 2017, repasando días tachados me propongo agradecer todo lo bueno y también pedir al año que estrenamos.

Si fuiste de los que me acompañaron en los días impares como si no pero te paseas por mis letras, deseo para ti y para mí:
-Apasionarnos con mucho de lo que hacemos y soñar con lo que podremos hacer. -Disfrutar de los matices azucarados de ciertos días.  -Poder hacer desaparecer nuestras huellas en la playa en algún momento.  -Sentir la necesidad de escuchar una canción más de una vez.  -Desatar en alguno de los 365 días venideros todos los sentidos. -Que la lluvia no sea un problema sino una oportunidad para chapotear. -Que el espejo nos sonría y le devolvamos el cumplido.
Y finalmente, querer, querer mucho  y bien.
Feliz 2018