miércoles, 19 de abril de 2017

Hay veces que crees que nunca podrías hacer algo porque no tienes lo que supones que se necesita o porque no te ves con fuerzas. Si algo me ha enseñado el ir en bicicleta es que si quieres puedes. Porque si lo ves mal te bajas y sigues tirando de tu bici y de tus piernas. Porque cuando se abre una vereda tan  verde que te refresca por dentro y por fuera, sabes que todo el esfuerzo ha merecido la pena.



Estos días de vacaciones nos llevaron rumbo a paisajes y terrenos desconocidos que nos inspiraran. Así fue. Me traje en las alforjas muchas fotos y toda una colección de recuerdos recorriendo la Vía Verde de El Carrilet, una ruta de Olot a Sant Feliú de Guíxols.



Esta Vía Verde nos regala las flores de la colza que son tan amarillas como puedas imaginar y que luchan por llamar la atención entre el verde y las montañas. Nos envuelven microclimas diversos, entre sombras y sol y nos empujan los árboles mientras recojo oxígeno puro para unos meses y compruebo que mis piernas y pulmones funcionan a pleno rendimiento tras dos semanas pasadas entre pastillas por culpa de mi mala boca ; )



Nos sorprende  Olot (Girona) que se ha rehecho tras sufrir fuertes terremotos y que es conocida como la ciudad de los volcanes.  Nos brinda probar una cocina distinta, platos de gastronomía volcánica que nos conquistan mientras nos aportan fuerza para acometer la preciosa etapa del día siguiente. 



Tras mi vida en kilómetros llegamos a  Anglés,  pueblo en el que dormimos tras descubrir que allí se celebra  un concurso de pesca sin muerte.  Mi cama está frente a un dibujo de un pez enorme entre paredes azules que es la última imagen que acompaña a mi cuerpo que necesita descanso.




La tercera etapa es corta y nos deja en  Girona  que muestra sus casas de colores y me recuerda las mejores escenas rodadas en Juego de Tronos. La noche se nos va entre pasos de Semana Santa. Tradición y cultura que me resulta curiosa y que no deja a mi cámara respiro. 




Se va acabando nuestro viaje y la última etapa larga nos conduce a la arena de la playa de Sant Feliú de Guíxols. Aquí me relajo al ritmo de las olas, me regenero bajo la lluvia y me alegro de haberlo conseguido. 




El Carrilet una experiencia recomendable totalmente. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO