En plena era de Internet en la que se nos dice con alegría que podríamos subsistir sin salir del salón de nuestra casa a base de navegar y elegir lo que nos apetece, os propongo algo diferente: que vivamos todo un fin de semana sin salir, pero de una calle centenaria: la Gran Vía.

Desde la calle Alcalá hasta la Plaza España tenemos para disfrutar de nuestras casi cuarenta y ocho horas a lo largo de sus 1.316 metros entre hoteles, tiendas, restaurantes, cafeterías, teatros, cines, bancos, etc.

Día 1
De día.
Edificios y teatros. Shopping
 Dejamos nuestras maletas en la habitación que  reservamos en el Vincci Via 66 (Gran Vía, 66), un hotel de cuatro estrellas con habitaciones de diseño que valen su precio por su ubicación y su decoración exquisita. Desde la ventana divisamos la Plaza España a la derecha y la Gran Vía en todo su esplendor a la izquierda. Este campamento base nos ha resultado ideal para nuestro propósito de recorrer el más de kilómetro y medio,  sin perdernos nada.

Paseamos admirando los edificios espectaculares que nos dibujan el camino y descubrimos la cantidad de funciones que se representan en sus teatros y cines reconvertidos, que por algo han bautizado esta zona como el Broadway madrileño: el Teatro Compac Gran Vía, que acoge Nebbia, una nueva representación del Cirque Eloize; el Teatro Rialto con Los 40 Principales El Musical; y el espectáculo dedicado a Michael Jackson, en el Teatro Lope de Vega Forever King of Pop… Hay  muchísimas opciones y todo muy cerca.

Más adelante, nuestros pasos nos llevan a localizar un curioso escaparate  que se abre ante nosotros: casas de muñecas, peluches, … Es Así, una juguetería preciosa, con detalles de calidad y buen gusto. Se trata de una de esas tiendas que tiene un hueco ya en el corazón de los madrileños. Todo un clásico junto a las típicos comercios de recuerdos con bolsos, camisetas, paraguas, gorras… artículos que promocionan el nombre de la capital por donde quiera que vaya su propietario.

En cada acera los escaparates nos invitan a ir de shopping y me vuelven loca con marcas populares  como Zara, H&M, Lefties, Sfera, Bershka, etc. La tienda de Stradivarius nos atrae por su música y la luz tan tenue que mezcla con ropa joven y moderna a lo largo de sus dos pisos. Juraría que estoy en una discoteca.

Unos números más y tras los cristales nos muestran prendas  llenas de color y glamour como el internacional Custo Barcelona (absolutamente in) y Loewe, que me obligan a suspirar…  Oh, my Good¡¡¡

A bocados
Mi tarjeta de crédito y yo tenemos demasiado calor. Toca airearse. Me doy cuenta que en todo el fin de semana no echaremos de menos disfrutar de un buen aperitivo, almuerzo, merienda o cena.
Nos animamos a practicar el deporte madrileño de tapear y así descubrimos el Mercado de la Reina (Gran Vía, 12) donde en un ambiente exquisito degustamos unos pinchos que nos recargan las baterías: pinchos morunos con patatas del mercado, jamón ibérico con queso brie y unos boletus salteados con ali oli de miel regados con unas cervecitas…

 El cielo de Madrid. Siesta
El cielo de Madrid del que tanto se ha escrito y dicho, acaricia a los viandantes que sonreímos al sol y que nos acompaña en nuestra alegre vuelta al hotel para, de nuevo, llevar a cabo otra estupenda tradición: la siesta. Esta noche queremos trasnochar y sin fuerzas, no hay fiesta.

El pulso de una gran ciudad
De nuevo en marcha, salimos en busca de una terraza para poder reponernos de la siesta (algo imprescindible) y ver la vida madrileña pasar. Nos instalamos en un Starbucks y observamos los coches, los autobuses turísticos, los balcones de los edificios que hemos podido distinguir como afrancesados, otros de inspiración americana y los continuos carteles que nos recuerdan el centenario. 
Aquí sentados sentimos el pulso de una gran ciudad.

De noche

Chicago. Chicote.
Teníamos muchas ganas y ya el momento ha llegado. Nos sentamos en las butacas del Teatro Coliseum para sentir el Jazz en nuestras vidas. Sus personajes lo dan todo y se nota. La música, el baile y los números nos hacen vibrar.
Bajo las estrellas y las luces de neón pateamos la calle hacia Chicote, un bar de ambiente selecto y de lo más in, donde tomamos una copa para cerrar el día.

Día 2
Al sol y al atardecer
Exposición Centenario de la Gran Vía. Aires cosmopolitas
Salimos dispuestos a que se nos desvelen más secretos y acudimos a la Exposición de los Cien años de la Gran Vía con fotos en un recorrido hasta su aniversario. Nos damos cuenta de que este bulevar se abre a otras zonas que podríamos descubrir como Callao, Montera, Chueca, dignas de otro reportaje. Pero no me disgusta el recorrido que nos hemos impuesto y contemplamos el impresionante Edificio Metrópoli tan filmado y que impresiona tanto de día como a la luz de la luna.

En nuestro periplo nos encontramos también con todas las cadenas de fast food que nos podamos imaginar y  sí hemos pecado y nos dejamos llevar por una rápida solución para poder seguir caminando y acudir al Palacio de la Prensa, un cine con solera.

A media tarde, tras ver una película en uno de los pocos cines supervivientes, el aire cosmopolita de la centenaria nos arrastra a probar riquísimos dulces en la franquicia belga Le pain quotidien, así como acordarnos de una amiga y comprar un bonito colgante en Lala Italia.

He de admitir que también se dan los contrastes entre modernidad y tradición, en una especie de cuidada fusión que se observa en el cliente que lee un periódico mientras un limpiabotas canturrea un “Que viva España” sacando brillo.

Definitivamente creo que nos llevamos un trocito del alma de la calle que me obliga a mirar hacia arriba donde se unen cielo y arquitectura que ha sido testigo de excepción de tanta historia.

Gran Vía me has conquistado.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO