viernes, 23 de octubre de 2015


Mi Oficina a primera hora parece un campo de pruebas. Puede que pises o te golpees  si no pones atención con  cajas, muebles de ruedas rotas y carpetas viejas bajo una capa de polvo.

Lo más llamativo es que media parte de mi Oficina está de pie, haciendo algo. La otra media observa meditabunda. Hay ruido pero no hay voces.

He tenido más mudanzas con la otra mitad de mi Ofi que con nadie. De este modo, ver cómo trasladan sus cosas sin estar las mías, es difícil de llevar para alguien tan rarita (según mi hermana Marta) o sentida (según mamá Flinn) como yo.





Mi compañera cuya cabeza veo si ambas nos ladeamos evitando sus dos pantallas de ordenador y la del mío, suspira. Yo me muerdo los labios. Se queja a media voz  de que los que  nos dejaron y que ya vuelven a estar sentados, ríen mientras nosotras, en la otra parte, en el lado que ha quedado medio vacío, nos removemos.

Pasado un rato, las mitades están en silencio.  Voy a regañadientes a arreglar un asunto al otro lado. Pero no me hago. No me atrevo a entrar en la nueva ubicación. Me cuesta. Juraría que he cruzado por una enorme  zanja en el suelo antes de llegar.

Mis neuronas  empiezan a preguntarse si es mejor ser quien se va o quien se queda..
Hemos pasado un ERE infame y eso lo llevo en la mochila. Ahora parece que también tengo que portar la sensación de quedar un poco sola. Admitir que todo lo que me rodea “rota”. Muchos cambios. Muchas caras nuevas que se hicieron hueco en mi coraza post ERE. Tengo poco espacio en mi descosido cuore.




Hoy un coche blanco me ha rozado los jeans. Haciendo el loco tratando de cruzar para no perder el autobús, casi me atropellan. Una desconocida compañera en la locura tras comprobar que estaba bien, me anuncia que eso era una señal. Algo incrédula, mientras me niego a  escuchar el sermón del conductor del autobús (sorry, soy la más interesada en que no me maten, lo prometo) pienso en que ha de ser día nuevo. Venga, me digo,  estreno jornada y resulta que sí. Que tengo que aprender nuevas cosas. Cuarenta años y no paro de sorprenderme.

Mi amigo Alex me pide que en vez de negarme a explorar la zona desconocida cuente los pasos. Seguro que no son tantos como pienso.

Sin embargo, hay cosas que por más que quieras no te quitas de la cabeza. Y esto es más de  lo que puedo decir sin estar tumbada en un diván.



My office first thing seems a testing ground. You may step on or hit if you do not pay attention with boxes, furniture broken wheels, old folders under a layer of dust.

Most striking is that half of my Office stands, doing something. The other half observes thoughtfully. There is noise but no voices.

I've had more changes with the other half of my Ofi than anyone. Thus, to see how things move their mine without being, it is difficult to carry for someone as Raritan (as my sister Marta) or felt (as Flinn mom) like me.





My companion in front of see if both preventing us two computer screens and mine, sighs. I bite my lip. I fear it will be difficult. He complains that left us and returned to sit and laugh while we, on the other hand, on the side that has been half empty, we stir.

After a while, the halves are silent. I will reluctantly settle a case on the other side. But I do not. I hesitate to go into the new location. It is hard for me.

My neurons begin to wonder whether it is better to be the one who stays or goes ..

We have spent an infamous ERE and this is in my backpack. Now it seems that also have to bear the feeling of being a little lonely. Admitting that everything around me "broken". Many changes. Many new faces were hollow shell in my post ERE. Little space in my cuore stitching.

Today a white car has touched me jeans. Doing crazy trying to cross to keep the bus, almost run over me. An unknown companion into madness after checking it was okay, tells me that was a sign. 

Somewhat incredulous, as I hear the sermon of the bus driver (sorry, I'm more interested in that do not kill me, I promise) I think that has to be new day. Come opening day and was yes. I have to learn new things. Forty years and do not stop to amaze




There are things that even if you do not want to remove the head. And this is more than I can say without being lying on a couch.

love & Peace

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO