martes, 22 de julio de 2014


Aroma. Efluvio. Fragancia. Perfume. Esencia. Feromonas… ¿Fero… qué? Acabo de leer sobre esa sustancia misteriosa  que secretamos los seres vivos y  que puede provocar que nos volvamos locos. Investigo un poco más y aterrizo en la Gran Manzana, ¡cómo no! y alucino con lo  de organizar  una Fheromone Party, o sea, Fiesta de la Feromona. Solo se necesitan unas bolsas de plástico, una camiseta con la que hayas dormido la noche anterior y supongo que sentido del humor por si tu nariz se equivoca. Elegir a quien te huele mejor te promete un éxito seguro o eso indican los organizadores : )


Esto me plantea un dilema. Hasta ahora yo misma me calificaba como una mujer aromática. Todo tiene un olor característico: mi padre recién afeitado, el mar, la escuela, un libro, El Cairo, la piel de mi primer novio surfista, los abrazos de mamá Flinn,  la discoteca en la que no paraba de bailar, Londres,  mi amigo Alex, un juguete nuevo, el café, una casa en la playa, prepararse para una cita, …





Sin embargo, si me fijo en mi día a día, el olor adorna a la persona. La mejora pero no la crea. Vamos que si no entra por los ojos nada de nada. Va a ser que para mí lo de la atracción no es tan fácil o bien que es algo más que olisquear algo usado, querid@s.

Y es que cómo veamos (no olamos) las cosas es importante. ¿Qué culpa tengo de ver todo de color de rosa? Así una y otra vez. Es que es descorazonante no darte esperanzas. Una vez, de pequeña, oí a una amiga de mi abuela con algunos problemillas, decir: no sé cómo me levanto por las mañanas. Eso se quedó en mi memoria durante años y años. Pensar que no tienes un objetivo o algo por lo que sonreír o luchar me parece muy triste. Desde entonces practico eso de cerrar los ojos antes de apagarme y disfrutar de algún momento del día que haya merecido la pena. Afortunadamente, siempre hay algo que me lleva por el camino de baldosas amarillas.





En los últimos días, todo el mundo me pide que sea realista, que me dé de bruces con lo que hay pero no quiero. Solo veo la luz al final del túnel y ya está. Y sé lo de que a veces una princesa ha de quitarse la corona y ponerse la armadura porque la vida no es fácil, sin embargo, voy a cuerpo gentil (que diría mamá Flinn), me hago transparente y sigo. Yo sueño lo que me da la gana. 

Y por qué estoy en modo up, pues porque está entre mis manos un libro muy divertido y curioso: Biciosos. En él, Pedro Bravo  pone a prueba mis conocimientos sobre educación vial, cívica y me hace reír con sus comentarios. Agradezco que me haga pensar en el tiempo de la bici, es decir, a iguales tiempos en bici como en otro vehículo, pedalear es más barato, sano y satisfactorio. No es comparable. A eso me refiero, que hay maneras de hacer las cosas que te llevan al mismo sitio pero resultan menos gratificantes. Vivamos disfrutando.  




Hacía unos cuantos post que no hablaba de mi gusto por el advertising. Si me pareció de diez el anuncio de cerveza con lema genial:  “entrena el alma”, os pido un canturreo en forma de letra  animada, con mi querido John Legend,  “A place called world” que proviene también del mundo cervecero:


Hoy escribo esto,  sonrío  y me  acuerdo de aquella amiga de mi abuela mientras contemplo el pintauñas rosa más brillante que os podáis imaginar y que curiosamente se llama Happy end.

Love & Peace

*La Princesa Prometida es una de las películas/libro que más han marcado una época. Pero querida Buttercup, desde mi humilde point of view,  hay que luchar o correr o lo que sea. O si no, cruza los dedos para que se te pase.

Aroma. Effluvium. Fragrance. Perfume. Essence. Pheromones Fero ... ... what? I just read about these mysterious substance that secrete living beings and can cause us to go crazy. We investigate a little more and landed in the Big Apple, why not! and hallucinating with organizing a Fheromone Party, or Feast of the pheromone. Only plastic bags are needed, a T-shirt you slept the night before and I guess sense of humor if your nose is wrong.


This presents me with a dilemma. So far I qualified myself as an aromatic woman. Everything has a characteristic smell: freshly shaved my father, the sea, school, book, Cairo, the skin of my first surfer boyfriend, mom hugs Flinn, the club in which he kept dancing, London, my friend Alex, a new toy, coffee, a house on the beach, ready for a date ...




However, if I look at my day to day, the smell adorns the person. The improvement but does not create it. Let if not enters the eye nothing. It will be for me the attraction is not as easy or that is more used to sniff something, dear @ s.

And that is how we see (not olamos) things is important. What fault have to see everything rosy? So again and again. It is disheartening not give hope. Once, as a child, I heard a friend of my grandmother with some kinks, I say: do not know how I get up in the morning. That stayed in my memory for years. Think you do not have a goal or something to smile or fight seems very sad. Since then this practice to close your eyes before turn me off and enjoy some time in the day was worth it. Fortunately, something always brings me the yellow brick road.

In recent days, everyone asks me to be realistic, give me face to face with what is but I will not. I only see the light at the end of the tunnel and that's it. And I know that sometimes a princess has to take the crown and put on the armor because life is not easy, however, I will gentle body (Flinn mom would say), I do and I still transparent. I dream what I want.




All this arises because I'm reading a fun and funny book Biciosos. In it, Pedro Bravo tested my knowledge on road, civics and makes me laugh with your comments. I appreciate that makes me think of the time off the bike, ie equal cycle times and another vehicle, cycling is cheaper, healthy and satisfying. It is not comparable. That's my point, there are ways of doing things that take you to the same place but are less rewarding. Enjoy live.

It was not a few post talking about my love for advertising. If I thought of ten with great beer commercial slogan: "soul train", I ask humming as lively letter, my dear John Legend, "A place called world" also comes from the beer world:

https://play.spotify.com/album/4XVPAG2KHSZuKSOwZ6hMkf

Today I write this, I smile and I remember that a friend of my grandmother while I contemplate the bright pink nail polish you can imagine and oddly called Happy end.

Love & Peace




* The Princess Bride is one of the movie / book that have marked an era. But dear Buttercup  for me, must fight or run or whatever. Or, cross your fingers that you pass.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe conmigo las páginas de mi libro blog. Write with me the pages of my Blog Book. Muchas gracias!! Thanks

Con la tecnología de Blogger.

Sobre mí

Mi foto
Nací un 16 de mayo de hace más de 30 años en Madrid. He asistido al cambio de la tele en blanco y negro a la de color y a la muerte de "Chanquete". He jugado incansablemente con muñequitas rubias super fashion a las que yo misma confeccionaba modelitos imposibles pero también he disfrutado como nadie probando monopatines, bicis y demás aparatejos que "mis colegas del barrio" sacaban a pasear por temporadas. Cuando me llegó el momento estudié Derecho acabando en la asesoría laboral de una Editorial de Moda. Desde la sombra escribo una columna llamada "Marea alta" en la revista para la que trabajo. Mis amigos de toda la vida me acompañan y se unen a los nuevos que surgen al andar. Mi corazón se encuentra despistado (por ahora). En este espacio contaré mis vivencias, experiencias y sensaciones. Bienvenidos a mi mundo y a mi libro blog. Si te asomas por primera vez, lee empezando desde el post más antiguo. Relájate y disfruta.

MILTYADICT@S

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO